El Préstamo Digital Controlado, la opción coherente con la misión de las bibliotecas

La IFLA presenta un análisis de la viabilidad legal y económica del préstamo digital

 

El Préstamo Digital Controlado (PDC) ha sido objeto de conversación en los últimos dos años, y en particular en el contexto de la pandemia de COVID-19. El concepto ha sido utilizado hace años, por ejemplo en los servicios de obtención de documentos (SOD), y el préstamo controlado ha ayudado a cumplir la misión de las bibliotecas de apoyar a la investigación, la educación y la participación cultural, teniendo en cuenta los límites de las leyes existentes en propiedad intelectual.

 

Los libros electrónicos con licencia han abierto la puerta a una socavación radical de las funciones tradicionales de interés público y de las libertades de las bibliotecas. Estas todavía existen para los libros impresos, pero con la llegada de los libros electrónicos con licencia, las bibliotecas no son libres de decidir cuándo o qué comprar, y algunos editores incluso se niegan a vender a las bibliotecas. Los préstamos digitales controlados ofrecen una alternativa al enfoque de licencias y, por lo tanto, representan un medio para corregir el desequilibrio.

 

En este contexto, la IFLA (Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas) ha presentado un análisis legal y económico que establece la viabilidad del préstamo digital controlado. FESABID ha participado en la traducción al español del posicionamiento. 

Especialmente en el entorno europeo, donde en 2016 la Sentencia del caso VOB vs Stichting justificó la decisión de que los libros electrónicos se regían por las reglas existentes para el préstamo en bibliotecas, la opción de prestar un ejemplar digital que ha sido adquirido por la biblioteca es perfectamente válida y ajustada a la legislación, siempre que el número total de copias en circulación (combinando físicas y digitales) no supere el número en propiedad de la biblioteca, y cada copia física quede al margen del acceso público mientras se preste su correspondiente copia digital.

 

La IFLA establece que la libertad de adquirir y prestar representa una función fundamental de las bibliotecas que no puede limitarse por el sistema de licencias. Además, en base al principio de neutralidad tecnológica, los usos digitales deben tener como mínimo la misma flexibilidad que los físicos. La existencia de excepciones y límites a los derechos patrimoniales en la ley de propiedad intelectual permite a las bibliotecas realizar reproducciones de sus fondos, prestar documentos y digitalizar los ejemplares de la colección para garantizar su preservación o con fines de investigación.

 

IFLA Statement on Controlled Digital Lending:
https://www.ifla.org/publications/node/93954

 

En español: 
https://www.ifla.org/files/assets/clm/statements/ifla_position_-_es-_prestamo_digital_controlado.pdf
Sentencia TJUE 10/11/2016 (C174/15 Vereniging Openbare Bibliotheken vs Stichting Leenrecht):  
http://curia.europa.eu/juris/liste.jsf?num=C-174/15

Tags noticias federación: